De lo que siempre nos olvidamos...

12.06.2017

Cuando nos cambiamos de casa, tenemos mil cosas en la cabeza, y de lo que seguro que siempre olvidamos es: comunicar el hecho a la Agencia Tributaria. 

El cambio de domicilio no es algo voluntario. Es una obligación que se recoge en el artículo 48.3 de la Ley General Tributaria. Su incumplimiento constituye una infracción leve sancionable con multa de hasta 100 euros, aunque en la práctica no suele aplicarse sanción por una demora no exagerada.

No comunicar el cambio de domicilio, aparte de ser sancionable, puede traernos serios problemas. Hacienda remite las comunicaciones a la dirección que el propio contribuyente proporciona. Por lo tanto, si no recibimos un requerimiento debido a esta causa, el procedimiento que contiene seguirá su curso, dando el hecho por notificado a efectos de plazos, con el consiguiente perjuicio para presentar alegaciones o subsanaciones.

Del mismo modo, la falta de comunicación puede privarnos de beneficios fiscales en la Renta. Si no es correcto mi domicilio fiscal y quiero beneficiarme de una deducción vinculada a la vivienda, tendré que probar con el padrón u otros documentos que efectivamente vivo allí.

Asi que ... no lo olvides, y si quieres Cataleya siempre puede ayudarte. ;)

XOXO 

Cataleya